Noticias

16.04.2019

EMPRESAS CON RAÍCES…Y CON FUTURO – DIARIO DE BURGOS

La ‘espantada’ de varias empresas importantes durante los últimos años ha provocado un cierto temor ante la implantación de multinacionales extranjeras que tienden a la deslocalización a las primeras de cambio en cuanto llegan los problemas o vislumbran un ahorro de costes en otros lugares del planeta.
Frente a ello, el tejido empresarial castellano y leonés tiene numerosas compañías familiares, que han resistido con mucho esfuerzo durante la larga y dura crisis económica, y que siguen tirando de la economía regional. Las más de 200 empresas que integran EFCL, con una facturación del 21 por ciento del Producto Interior Bruto de la Comunidad, emplean a un 9 por ciento de los ocupados y suponen una vacuna muy eficaz contra la fuga de compañías.
Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), colectivo en el que se agrupan las más importantes, señala, entre las principales ventajas de estas sociedades, un «compromiso fuerte y un arraigo con su tierra», que se ha traducido, incluso en los peores momentos de la crisis, en «inversiones y generación de puestos de trabajo».
El propio presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco Riberas, explica que factores como «el foco a largo plazo, que nada tiene que ver con la especulación o la cultura del pelotazo», así como «la importancia de los valores y principios en todas sus actuaciones» son rasgos que unen fuertemente a este tipo de empresas con las personas y los lugares donde están implantadas.
Esta relación emocional con la tierra y, en muchos casos, la dedicación a sectores como el agroalimentario que necesitan un producto y unas condiciones no ‘exportables’ son factores claves para fijar las empresas en Castilla y León y estabilizar el empleo, en muchos casos desde el medio rural.
Desde esta premisa, los empresarios reclaman medidas que favorezcan el crecimiento a través del desarrollo tecnológico y la globalización que permita a grandes compañías liderar sus mercados a nivel mundial y tener a la vez un efecto tractor positivo para las más pequeñas. «Es positivo ayudar a las pymes y start-ups pero las empresas medianas y grandes son las que posicionan adecuadamente a España en el contexto internacional», asegura Riberas.
Precisamente, las Cortes autorizaron hace pocas semanas la ampliación en 45 millones del plan de crecimiento innovador, con una dotación inicial de 75 millones para la financiación de empresas líderes en materia de innovación e investigación inmersas en procesos de nuevos modelos de gestión y que incorporan propuestas de internacionalización. Aprobado por la Junta tras la insistencia del presidente de la EFCL, César Pontvianne, este plan ha movilizado 260 millones de euros, con un beneficio a 33 empresas de la Comunidad y con el consiguiente mantenimiento o consolidación de 7.400 empleos, de los que el 49 por ciento es de carácter rural, ya que el 45 por ciento de esas compañías se encuentran vinculadas al mundo rural en sectores difícilmente deslocalizables.

 

Francisco Iglesias – Cárnicas Iglesias

Francisco Iglesias, director comercial y Marketing en la industria salmantina Cárnicas Iglesias, rechaza de plano la posibilidad de una deslocalización. «Tenemos un arraigo muy fuerte con la tierra, toda la familia vive en Salamanca y además esta provincia es la cuna del ibérico y del embutido», resume este miembro de la familia propietaria de la compañía, fundada en 1928. Esta empresa casi centenaria, a cuyo frente se encuentran miembros de la tercera y cuarta generación, cuenta actualmente con 86 empleados y una facturación que el año pasado sobrepasó los 18 millones de euros y que Francisco Iglesias aventura que este año superará los 19 millones tras tener un crecimiento de dos dígitos durante el primer trimestre y a pesar de que espera un parón en la venta a partir de septiembre u octubre por la influencia de China y el mercado asiático.
El punto flaco de esta empresa cárnica, que comenzó con una tienda en la capital salmantina donde el bisabuelo de Francisco vendía productos frescos, es la exportación. Apenas un 10 por ciento de la facturación procede de los mercados exteriores, aunque ahora están potenciando la estructura comercial para la venta internacional. Francisco Iglesias explica que, con la excepción de Europa, «abrir camino es complicado», por las trabas burocráticas.
Con dos fábricas y un matadero, los productos de Cárnicas Iglesias tienen una gran penetración en grandes cadenas de supermercados como Eroski, Carrefour, Alcampo, Leclerc y otras de carácter regional, ya que trabajan con cerdo blanco e ibérico. Iglesias resalta que ser una empresa familiar ha marcado su trayectoria y asegura su futuro en Salamanca, sin posibilidad de una deslocalización.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies